Site Map
Home
About
Blog
Programs
Reports
A-PRIZE
Donations
Join Us
Newsletter
Quotes
Store
Press Releases
White Bkg
Este es un programa en desarrollo, as que puede enviar sugerencias a [email protected].
 
Mire estos escombros espaciales rusos caer en Denver, Colorado, EEUU! Ms vdeo! Ms noticias (ingls)!
 
Escudo Asteroidal de la Fundacin Lifeboat

Por Al Globus y otros miembros del Consejo Asesor Cientfico de la Fundacin Lifeboat. Imprima el informe.


Concepto artstico de un gran asteroide comenzando la destruccin de la mayora de la vida en la Tierra.
 
1. PRESENTACIN

Hasta una poca relativamente reciente no se hicieron esfuerzos significativos para identificar asteroides y cometas que pudiesen impactar con la Tierra. Afortunadamente, la situacin est mejorando, y el Congreso de los EEUU ha pedido a la NASA que identifique el 90% de los objetos cercanos a la Tierra con un tamao mayor de 140 metros de dimetro para el ao 2020, y el 90% de los objetos mayores de 1 kilmetro para el ao 2008.
 
Este informe concluir con nuestras soluciones al problema de impactos de asteroides.
 
 
2. PROBLEMA

Si no hacemos algo, tarde o temprano la Tierra ser golpeada por un asteroide suficientemente grande para mantarnos a todos, o a casi todos. Eso incluye a las plantas y animales, no slo a los humanos. A lo mejor esto no pasa en millones de aos. A lo mejor dentro de 15 minutos. No lo sabemos. Por ejemplo, el 23 de Marzo de 1989, el asteroide 1989FC, con una energa potencial de impacto de ms de 1000 megatones (aproximadamente el equivalente a mil de las bombas nucleares ms potentes) no dio a la Tierra por slo 6 horas [1]. Slo vimos a este compaero hasta despus de un encuentro muy cercano. Si el 1989FC hubiese llegado seis horas despus, la mayora de nosotros habramos sido matados sin aviso alguno.
 
No es muy probable, pero un gran cometa o asteroide podra impactar con la Tierra en 15 minutos, y eventualmente seremos golpeardos, seguro. Somos golpeados por miles de asteroides ms pequeos cada ao y no vemos ninguno de ellos antes de la colisin. La deteccin de rocas ms grandes que amenazan a la Tierra est todava lejos de ser completada.
 
A este ritmo pasarn aos hasta que encontremos slo el 90% de ellas. Junto a estos desastres csmicos inevitables, la larga lista de calamidades potenciales inducidas por humanos — guerra nuclear, colapso ecolgico, calentamiento global, epidemias, etc. — son menos certeros y mucho menos peligrosos, aunque mucho ms probables a corto plazo. Despus de todo, el peor de estos probablemente matara a menos de tres cuartos de toda la gente en el planeta. Un asteroide con un buen tamao nos matara a todos.
 
 
2.1 IMPACTO DEL NIVEL DE HIROSHIMA

Hemos sido avisados. En Octubre de 1990 un pequeo asteroide call en el Ocano Pacfico con una potencia aproximada al tamao de la primera bomba atmica; la que destruy Hiroshima, Japn, matando a unas 200.000 personas en segundos. Si este asteroide hubiese llegado diez horas ms tarde habra golpeado en medio de ms de un milln de soldados estadounidenses e iraques preparndose para la guerra. Podra haber golpeado junto a las fuerzas de EEUU.
 
EEUU habra pensado que Irak habra atacado con un arma nuclear. Amrica habra usado su inmenso arsenal nuclear para convertir a Irak en un pramo nuclear, e incluso una sola bomba nuclear puede estropearte el da. Sin embargo, no te preocupes, estos pequeos golpes de asteroides slo pasan como una vez al mes [3]. Adems, puede ser peor.
 
 
2.2 HYDROGEN BOMB LEVEL IMPACT


 
Algunos de los 60 millones de rboles tumbados en el evento de Tunguska de 1908.

 

 
La energa del impacto de asteroide de Tunguska habra sido equivalente a entre 10 y 40 Megatones de TNT. Si esto hubiese ocurrido sobre una zona poblada habra constituido uno de los mayores desastres naturales de todos los tiempos.

?En 1908 un pequeo asteroide (de quizs unos 50 metros de dimetro) impact en Tunguska, Siberia, y tumb 60 millones de rboles. El asteroide era tan pequeo que ni siquiera llego a tocar la tierra, explot en el aire. Si hubiese llegado cinco horas y cincuenta y dos minutos ms tarde habra dado en San Petersburgo [3]. En esa poca San Petersburgo era la capital de Rusia, con una poblacin de unos pocos cientos de miles de personas. La ciudad habra dejado de existir. As todo, el polvo de la explosin ilumin los cielos de Europa durante das.
 
Impactos de asteroides de este calibre probablemente se dan como una vez cada cien aos. Sin embargo, esto es slo una media. El hecho de que fuimos golpeados no significa que estemos seguros los siguientes cien aos. De hecho, hubo otro impacto de esta clase, como el de Tunguska, en un bosque lluvioso (o pluvial) de Brasil el 13 de Agosto, 1930 [3]. Pero no te preocupes, puede ser peor.
 
 
2.3 IMPACTO DE NIVEL MAYOR QUE TODO EL ARSENAL ATMICO DE LA TIERRA

Esto no pasa slo en la Tierra. En 1178 nuestra Luna fue golpeada por un asteroide creando una explosin de 120.000 megatones (unas seis veces la fuerza de todo el arsenal nuclear de la Tierra). La colisin hizo un crter de 20 km (12 millas). Este impacto fue anotado por un monje de Canterbury, Inglaterra. Tuvimos una suerte inmensa de que no nos dio a nosotros. La luna es un objetivo ms pequeo y tiene una gravedad mucho menos para atraer a un cuerpo impactante. Si una explosin de 120.000 megatones hubiese dado a la Tierra nuestra historia hubiese sido dramticamente distinta.
 
Catrstrofes de esta magnitud ocurren en la Tierra una vez cada 1000 aos o as. Tuvimos suerte que la ltima dio a la Luna.
 
 
2.4 IMPACTO DE NIVEL DE QUINIENTAS VECES EL ARSENAL ATMICO DE LA TIERRA


 

Manchas marrones marcan los lugares donde fragmentos del Cometa Shoemaker-Levy 9 atraves la atmsfera de Jpiter en Julio de 1994.

El impacto grande ms reciente tambin fall, y no dio a la Tierra. En Julio de 1994 el cometa Shoemaker-Levy 9 se estrell contra Jpiter. El cometa se rompi en unos 20 grandes trozos antes de hacer contacto, pero cuando los trozos chocaron dejaron una serie de enormes explosiones claramente visibles por nuestros telescopios. La escala de la destruccin era asombrosa. Cada impacto era equivalente a 10 millones de megatones de TNT.
 
Si el Shoemaker-Levy hubiese dado a la Tierra en vez de a Jpiter, en el extremadamente improbable caso de que siguieses vivo ciertamente no estaras leyendo estas palabras. Pasaras todo tu tiempo intentando sobrevivir. Pero no te preocupes, la cosa se pone peor.
 
 
2.5 IMPACTO DE NIVEL DE DIEZ MIL VECES EL ARSENAL ATMICO DE LA TIERRA


 
La vida hace 65 millones de aos estaba a punto de cambiar.

Hace sesenta y cinco millones de aos un asteroide enorme, de un dimetro de varios kilmetros, choc contra la Pennsula del Yucatn en Mxico. La explosin fue equivalente a unos 200 millones de megatones de dinamita, o ms o menos el equivalente a los 20 trozos del Shoemaker-Levy. La explosin convirti el aire que la rodeaba en plasma — un material tan caliente que los electrones son arrancados del ncleo atmico y las molculas no pueden existir.
 
Esto es de lo que est hecho el sol. Cantidades enormes de materiales al rojo vivo fueron lanzados al espacio, la mayora de los cuales fueron a continuacin llovidos por todo el mundo dejando, literalmente, todo el planeta en llamas. Todo lo que no estuviese bajo tierra o bajo el agua muri. La evidencia obtenida por la Universidad de Colorado en Boulder sugiere que todos los dinosaurios sobre la tierra fueron incinerados en pocas horas. Sorprendentemente, slo como un 75% de las especies vegetales y animales de la Tierra fueron exterminadas. Lo que es sorprendente es que no fuese eliminado todo. Este escenario se ha repetido una y otra vez, quizs una vez cada 100 millones de aos o as. Cada colisin mat hasta el 95% de todas las especies de la Tierra. Hasta 2/3 de todas las especies que jams existieron pueden haber sido exterminadas por asteroides que golpearon la Tierra.
 
 
2.6 IMPACTO OCENICO


 

Slo porque un asteroide no caiga sobre tierra no significa que no sea mortfero. Por cortesa de Twentieth Century Fox.

Sabemos del asteroide que mat a los dinosaurios porque encontramos el crter. Pero qu pasa cuando un asteroide cae sobre el ocano? Despus de todo, los ocanos cubren dos tercios de la superficie de la Tierra. La mayor parte de los golpes de asteroides deben caer sobre el agua. A no ser que el asteroide sea muy grande no dejar un crter. Sin embargo, si echas una piedra en un lago hace una ola. Cuanto ms grande sea la piedra, ms grande la ola.
 
Echa un asteroide de 400 metros de dimetro (tres campos de ftbol) en el Ocano Atlntico y tienes un tsunami de 60 metros (o yardas) de altura [4]. Haz eso hoy y el valor de las propiedades junto al mar se derrumbar debido a la repentina y completa ausencia de gente y edificios. Casi todas las culturas humanas tienen la historia de una inundacin (por ejemplo, el Arca de No). Estas pueden ser la memoria viva de asteroides que golpearon los ocanos. Esto no es especulacin frvola, hay varios cientos de miles de asteroides en rbitas cercanas a la Tierra lo suficientemente grandes como para provocar muertes por todo el mundo mediante la creacin de tsunamis [1].
 
Por supuesto, si el asteroide es lo suficientemente grande, incluso un golpe en el ocano reajustar la corteza terrestre. Investigadores de la Universidad de Toronto y de la Geological Survey de Canad determinaron que un asteroide del tamao del Monte Everest probablemente dio a la Tierra hace unos 1,8 billones de aos (Am.), 1,8 mil millones de aos (Eu.), y literalmente dio la vuelta, de dentro a afuera, a una parte de la Tierra [5]. El crter tiene una anchura de unos 250 kilmetros (156 millas). Es asombroso que sobreviviese algo, pero de alguna forma unos pocos de nuestros ancestros unicelulares vivieron a travs del infierno subsiguiente. La vida comenz en la Tierra hace 3 billones de aos (Am.), 3 mil millones (Eu.), pero los animales grandes no aparecieron hasta hace unos 700 millones de aos — quizs por el devastador bombardeo que la Tierra estuvo sufriendo a travs de aquel perodo.
 
 
2.7 RESUMEN DEL PROBLEMA

Esto ha sido slo una pequea muestra de las amenazas csmicas de la Tierra. Vivimos en una galera de tiro orbital. Hay muchos objetos ah fuera y, algn da, muchos de ellos van a darle a algo - al Sol, a otro planeta, o a la Tierra (algunos tambin sern lanzados fuera del sistema solar). De los asteroides cercanos a la Tierra conocidos, entre 25 y 875 objetos grandes darn a la Tierra, causando devastacin global, y otros 400 a 6250 objetos menores caern sobre los ocanos de la Tierra, provocando tsunamis que devastarn las regiones costeras [4]. Pero no sabemos cundo. No sabemos si el prximo golpe va a ser dentro de 5 minutos o de 5 millones de aos, pero s sabemos que pasar. Es slo una cuestin de tiempo. Slo la raza humana puede acabar con esta amenaza. Si no lo hacemos nosotros, nadie ms lo har. Nadie ms lo puede hacer. Afortunadamente, estamos empezando a prestar atencin.
 
El primer paso es simplemente encontrar los asteroides y cometas peligrosos. La NASA tiene un programa para encontrar los asteroides potencialmente asesinos para la Tierra aquellos de ms de un kilmetro de dimetro (algo ms de media milla) y espera identificar el 90% de ellos para el 2008 [6]. Si uno de los no encontrados tiene nuestro 'nmero', no va a ser slo Houston el que va a tener un problema.
 
Incluso un asteroide de un par de cientos de metros (o yardas) de dimetro podra, si diese en el Oceno Atlntico, crear una ola que cubrira totalmente la Florida, hacindola irrelevante en la prxima eleccin presidencial. En el 2005, el Congreso de los EEUU tambin encarg a la NASA la tarea de detectar el 90% de los objetos cercanos a la Tierra con un tamao mayor a 140 metros de dimetro para el ao 2020 [7].
 

 

Trayectoria de Riesgo (TdR); el lugar geomtrico de los puntos de la superficie de la Tierra donde Apophis podra impactar, si fuese a impactar con el planeta al 13 de Abril, 2036. Fjese que la TdR se extiende a travs de casi 270 grados por la superficie de la Tierra.

Hemos encontrado cientos de asteroides de tamaos kilomtricos y rbitas que se cruzan con la Tierra y determinado sus rbitas con suficiente precisin como para saber que estos, al menos, no son una amenza a corto plazo, aunque uno s que tiene una pequea probabilidad de darnos en el 2036. Si tomsemos esta amenza en particular en serio, tendramos tiempo para evitarlo. En principio, a un asteroide como este se le puede dar un empujoncito, y eso sera suficiente para que no diese a la Tierra. Aunque no sabemos cul es la mejor forma de hacer esto, si supisemos que una colisin est cerca podramos estar seguros de que todos los cientficos e ingenieros del planeta se pondran manos a la obra. La financiacin no sera un problema.
 
 
3. SOLUCIONES

El objetivo es primero detectar el asteroide y luego alterar su rbita [9]. Si intentas destruir un asteroide como a menudo hacen en las pelculas de Hollywood, probablemente lo nico que conseguiras sera pasar de una situacin de un solo impacto, a una de muchos impactos.
 
Muchos mtodos han sido propuestos y estn siendo considerados para detectar asteroides y alterar sus rbitas.

 
 
3.1 DETECCIN

Apoyamos los esfuerzos del miembro de nuestro Consejo Asesor Cientfico Nick Kaiser para localizar cualquier asteroide que pueda impactar con la Tierra. l es el principal investigador del sistema de aviso temprano de asteroides de $50 millones conocido como el Panoramic Survey Telescope & Rapid Response System (Pan-STARRS).
 

 

El telescopio PS1, en construccin, es parte del sistema de aviso temprano de asteroides Pan-STARRS

 

 
Diagramas esquemticos de la cmara de 1.4 gigapixel que fue instalada en la PS1 a finales de 2006. Cada uno de los 60 cuadrados negros en el centro de la cmara es un 'Orthogonal Transfer Array' (OTA) que contiene 64 dispositivos CCD individuales de 600 x 600.

Actualmente, es difcil detectar asteroides acercndose por el "punto ciego" que nos causa el brillo del Sol, y esta limitacin puede ser resuelta mediante la creacin de telescopios extraterrestres suficientemente alejados de la Tierra como para cambiar nuestro punto de vista [10]. (Los asteroids son relativamente pequeos y oscuros, as que es importante tener una visin tan clara como sea posible). Recomendamos que tales telescopios espaciales sean construidos y desplegados.
 
 
3.2 ALTERACIN DE LA RBITA DEL ASTEROIDE

Respaldamos la propuesta de la Fundacin B612 para alterar significativamente la rbita de un asteroide de una manera controlada para el 2015. Proponen utilizar un enfoque de desviacin gravitatoria, en el que colocas una nave espacial cerca del asteroide, y usas la atraccin gravitatoria entre la nave y el asteroide para tirar del asteroide hasta conseguir variar su curso.
 
Este mtodo es menos probable que rompa el asteroide que mtodos alternativos, ya que no habra contacto fsico con el asteroide. Hay que evitar que el asteroide se rompa en muchos trozos, ya que entonces tendras muchos problemas en vez de un problema [8]. Fjese tambin en que un asteroide grande podra ser reventado por una explosin nuclear detonada en su ncleo, pero la gravedad volvera a unir las piezas, esencialmente anulando el efecto de la explosin.

 

 

La geometra esquemtica de un 'Barco Remolcador Gravitatorio' (Gravity Tugboat) propuesto por la Fundacin B612 remolcando un asteroide. Si la distancia entre los centros de gravedad del asteroide y el GT es igual a 1,5 r, y asumimos que el ngulo medio de la columna es de 20 grados, cada motor tendr que estar decantado hacia afuera en 60 grados y tendr que producir un empuje igual a la fuerza de remolque.

Muchos asteroides son "montones de escombros volantes" que estn ligeramente unidos, as que hay que tener mucho cuidado al intentar alterar su curso. Otros mtodos de alteracin del curso incluyen:
  • Colocando "impulsores de masas" (o "lanzaderas de masas", "mass drivers", tambin conocidos como catapultas electromagnticas) en el objeto, para coger pequeos objetos de la superficie y lanzarlos con fuerza al espacio, dando al objeto un lento pero constante empujn en la direccin opuesta.
  • Volando alrededor del asteroide y envolvindolo con una pelcula de polietileno tereptalato (PET) (PET) reflectante aluminizada, para que acte como una "vela solar" que use la presin de la luz del sol para cambiar la rbita del objeto. El espolvoreado del el asteroide con dixido de titanio debera de tener el mismo efecto. Enganchar una vela solar normal al asteroide funcionara ms rpido que estas soluciones, especialmente si la vela solar tuviese varios kilmetros de anchura. Una vela solar grande son sera fcil de construir.
  • Enfocar energa solar sobre su superficie para crear empuje de la resultante vaporizacin de material. O hacer lo mismo con lseres o microondas desde la Tierra. (Aunque sera difcil enfocar rayos desde la Tierra a millones de millas, o de kms.)
  • Hacer que una nave espacial se acoplase al asteroide y luego usar sus motores para alterar la trayectoria del asteroide. Esto sera difcil si el asteroide estuviese rotando rpidamente o si fuese un "montn de escombros".
Si un asteroide estuviese demasiado cerca como para poder ajustar lentamente su rbita, se podra intentar:
  • Alterar directamente su momento mandando una nave para colisionar con l.
  • Detonar una serie de pequeos dispositivos nucleares junto al asteroide, suficientemente lejos como para no fracturar el objeto. Este tipo de propulsin por pulsos nucleares alterara el curso del asteroide y con suerte no lo convertira en muchos asteroides.
  • Explotarlo con un arma nuclear y luego rezar para que no se crease ningn fragmento mayor de 35 metros de dimetro. (Fragmentos menores se quemaran en la atmsfera de la Tierra).
  • Unir un motor al asteroide y romperlo a base de rotarlo. Esto requiere girarlo tan rpidamente que se rompa mandando los fragmentos hacia el sistema solar, y esperemos que ya ninguno se dirigiese a la Tierra.
Y si detectsemos un asteroide con mucho tiempo de sobra, nuestra preferencia sera:
  • Consumir la amenaza para nuestro beneficio. Ahora s "estamos hablando". Esta es nuestra solucin favorita aunque es ms complicado que simplemente empujarlo un poquito. El ms bien pequeo asteroide cercano a la Tierra (3554 Amun) contiene metales por valor de $20 trillones (Am.),o $20 billones (Eu.), a precios de hoy [2].
 
3.3 PREOCUPACIONES

Carl Sagan, en su libro Un punto azul plido (Pale Blue Dot), expres preocupaciones sobre la tecnologa de desviacin: que cualquier mtodo capaz de desviar cuerpos que pudiesen impactar con la Tierra tambin podra ser abusada para desviar objetos no amenazantes hacia la Tierra. Teniendo en cuenta la historia de lderes polticos genocidas y la posibilidad del oscurecimiento burocrtico de los verdaderos objetivos de cualquier tal proyecto a la mayor parte de los participantes en el mismo, l opinaba que la Tierra experimentaba un riesgo mayor de un impacto provocado por el hombre que de uno natural. En vez de esto, Sagan sugiri que la tecnologa de desviacin slo debera ser desarrollada en una situacin de emergencia real.
 
Estamos de acuerdo con las preocupaciones de Sagan y creemos que se debera poner ms empeo en detectar asteroides que en desviarlos.
 
 
4. CONCLUSIN

Los impactos de asteroides son una preocupacin e impactos del nivel de Hiroshima ocurren como una vez al mes, pero no llegan ser noticia porque hasta ahora no han cado en reas pobladas.
 
Apoyamos los esfuerzos para localizar asteroides que puedan impactar con la Tierra, incluyendo los esfuerzos del miembro de nuestro Consejo Asesor Cientfico Nick Kaiser para localizar peligros con el Panoramic Survey Telescope & Rapid Response System (Pan-STARRS), un sistema de aviso temprano de asteroides.
 
La peor manera de desviar un asteroide es intentar destruirlo. No slo causara que la Tierra fuese potencialmente golpeada por muchos trozos en vez de uno, sino que malgastara una buena fuente de materiales para un hbitat espacial. Preferimos que se use el enfoque de una desviacin gravitatoria, donde una nave se situara cerca del asteroide, y usara la atraccin gravitatoria entre la nave y el asteroide para tirar del asteroide, sacndolo de su curso original.
 
 
5. NOTAS AND REFERENCIAS (ingls)

1. George Friedman, The Increasing Recognition of Near-Earth-Objects (NEOs), Space Manufacturing 10: Pathways to the High Frontier, Proceedings of the Twelfth SSI-Princeton Conference, 4-7 May 1995, edited by Barbara Faughnan, AIAA.
 
2. J. S. Lewis, Mining the Sky: Untold Riches from the Asteroids, Comets, and Planets, Helix Books, Addison-Wesley Publishing Company, Inc.
 
3. J. S. Lewis, Rain of Iron and Ice, The Very Real threat of Comet and Asteroid Bombardment, Helix Books, Addison-Wesley Publishing Company, Inc.
 
4. Allan J. Willoughby and Melissa L. McGuire (1995), Adroitly Avoiding Asteroids! Clobber, Coax or Consume?, Space Manufacturing 10, Pathways to the High Frontier, Proceedings of the Twelfth SSI-Princeton Conference, 4-7 May 1995, edited by Barbara Faughnan, AIAA, pages 103-113.
 
5. University of Toronto, Meteorite crash turned Earth inside out: study, June 4, 2004.
 
6. NASA, A Study to Determine the Feasibility of Extending the Search for Near- Earth Objects to Smaller Limiting Diameters, 2003.
 
7. NASA, The Threat to Earth from Asteroids & Comets, 2006.
 
8. Leonard David, SPACE.com, Supercomputer takes on cosmic threat, June 14, 2006.
 
9. John G. Cramer, Analog, Killer Asteroids and You, July 1992.
 
10. Robert Roy Britt, SPACE.com, Asteroid Buzzes Earth, Highlighting Cosmic Blind Spot, March 19, 2002.
 
 



 
RECURSOS (ingls)

Apophis Mission Design Competition by The Planetary Society. Plans to put an electronic tag on Apophis, a 300-meter diameter asteroid.
 
Earth Impact Database.
 
NASA Near-Earth Object Program.
 
The Torino Impact Hazard Scale.
 
Why Build Orbital Space Colonies? by Al Globus - ongoing project.
 
 
LIBROS (ingls)

Asteroid Impact by Doug Henderson, Dial Publishing - 2000.
 
Asteroids: A History by Curtis Peebles, Smithsonian - 2001.
 
Death By Black Hole: And Other Cosmic Quandaries by Neil deGrasse Tyson, New York: W. W. Norton - 2007.
 
Hazards Due to Comets and Asteroids by Tom Gehrels, Mildred Shapley Matthews, A. M. Schumann, University of Arizona Press - 1994.
 
If an Asteroid Hit Earth by Ray Spangenburg and Kit Moser, Franklin Watts Press - 2000.
 
Mining the Sky: Untold Riches from the Asteroids, Comets, and Planets by J. S. Lewis, Helix Books, Addison-Wesley Publishing Company, Inc. - 1997.
 
Rain of Iron and Ice, The Very Real threat of Comet and Asteroid Bombardment by J. S. Lewis, Helix Books, Addison-Wesley Publishing Company, Inc. - 1997.